8/22/2014

El no intelecto para con la propiedad de las cosas

La no contemplación, resumen preliminar...


"Lo que nos inquietaba, después de largo tiempo trabajando alrededor del la conservación de los bienes culturales, visitando lugares, reconociendo otros, escuchando historias, escribiéndolas, tejiendo experiencias y amistades…era que finalmente las comunidades no tenían voz ni voto en la toma de decisiones o en la gestión de los mismos. Y aunque el centro de interpretación ”x” que colocarían cual mamotreto arquitectónico sobre la montaña con vistas al mar y bajo un presupuesto desorbitado, nadie quisiera utilizarlo; otros muchos espacios posibles quedarían en el olvido, una vez más. Y la comunidad no tendrá ni voz, ni voto.


@AdelaVV
Niquelarte


Cartel by Arinspunk para BIComún (01)


He aquí una noticia del Diario de Yucatán, México:
Tiran casona centenaria para construir minisúper...

Nada sorpresiva, cuántas veces no hemos leído titulares cómo éste. Lo que molesta es más bien el hecho en sí mismo de la decisión, de no hacer partícipes a los habitantes del pueblo, de hacer oídos sordos y atacar, directamente, con tanques y destrucción.


Y la institución encargada de preservar el "patrimonio" no entra en acción, ¿o quizás ha sido comprada?...permisos, compras, ventas, intereses y más intereses individuales...


En el capítulo 2. Artículo 4 de la Ley 33/2003, de 3 de noviembre, del Patrimonio de las Administraciones Públicas Españolas se cita que Por razón del régimen jurídico al que están sujetos, los bienes y derechos que integran el patrimonio de las administraciones públicas pueden ser de dominio público o demaniales y de dominio privado o patrimoniales”. El capítulo 3 hace referencia al patrimonio del Estado y no existe ningún capítulo referente a la comunidad. Ahora sí, queda bien claro que “Las Administraciones públicas están obligadas a proteger y defender su patrimonio. A tal fin, protegerán adecuadamente los bienes y derechos que lo integran, procurarán su inscripción registral, y ejercerán las potestades administrativas y acciones judiciales que sean procedentes para ello”. 

Únicamente en el Artículo 62. Colaboración ciudadana, se dice que Los ciudadanos estarán obligados a aportar a las Administraciones públicas, a requerimiento de éstas, cuantos datos, documentos e informes obren en su poder que sean relevantes para la gestión y defensa de sus bienes y derechos, así como a facilitarles la realización de inspecciones y otros actos de investigación referidos a los mismos”. 

Pero, ¿a eso se restringe nuestra participación? ¿Podemos realmente colaborar en este proceso y, más aún, en la toma de decisiones?

Quizás sea necesario revisar los conceptos y los términos legislativos. Emplear en las leyes la "obligación" como imperativo es ya un atentado contra la libertad. Escuchando a nuestros amigos de ColaborativoMX pensamos en buscar un equilibrio para una cultura libre, en donde si das la mano te agarran el brazo, el respeto es negado y, cualquier cosa liberada de la forma más noble otro la agarra y la convierte en "mierda".


¿Garantía de protección? ¿Beneficios entorno a cambios de propiedad, concursos públicos o privados, experimentos, acciones? 

Son muchos los ejemplos de privatización de los bienes comunes y la negación de la inteligencia colectiva para gestionar, de manera conjunta y respetuosa, esos bienes que son de todos, y a la vez de nadie (@alafuente). Más que ejemplificar, pensemos en la realidad de las cosas y preguntémonos:


¿Cuáles han sido las acciones de la administración en el pasado, desde el presente y con vías a futuro? ¿Cómo puede la ciudadanía formar parte de la toma de decisiones? ¿Quién nos escucha? ¿Dónde queda el Bien Común? ¿Cómo conservarlo?...

Son muchos los lugares y no-lugares, pero sobre todo son muchos los bienes comunes. La gente decide conservarlos, reutilizarlos o mantenerlos y ese proceso se torna complejo, porque los intereses pueden más que el respeto en comunidad. Es necesario valorar y escuchar cuáles son los criterios, los cuales no marca la administración, nis el estado, ni los conservadores o gestores, ni los profesionales, académicos o señores... sino las personas que viven y se preocupa por aquello que está ahí, en su territorio.



BIComún es un proyecto lanzado al Dominio Público por Niquelarte, un semillero de experiencias en múltiples territorios, para replicar, remezclar, repensar...pero sobre todo para activar cambios, generar mundos posibles desde las relaciones sociales y naturales, desde el respeto, los comunes y el cariño.

6 comentarios :

Mariana Fossatti dijo...

¡Interesante post! Si bien en esta primera clase nos hemos enfocado en los límites que impone la propiedad intelectual, también es claro que la propiedad inmobiliaria o la regulación del uso del suelo y espacios urbanos, ponen límites a la participación cultural. Hay un interesante paralelismo entre ambas situaciones, porque en definitiva, tienen efectos similares de restricción. En un caso sobre lo inmaterial y en el otro sobre lo territorial.

Adela dijo...

Hola Mariana, muchísimas gracias, me alegra mucho tu comentario. Estoy de acuerdo. He hecho la analogía porque entiendo la relación en tanto a que hablamos de bienes culturales-comunes, por tanto materiales o inmateriales, siempre ligados al territorio. Por lo que, en cualquiera de los casos, se ve afectada la "propiedad de" y por ende, las personas que individual o colectivamente "participan de"...finalmente se restringe la participación cultural en todos los sentidos y, aunque sobre lo material parezca existir una propiedad más palpable, finalmente lo inmaterial es lo que ha hecho posible su existencia y lo que siempre queda mayormente relegado al olvido...

Mª Natividad Almendro Fuentes dijo...

"La gente decide conservarlos, reutilizarlos o mantenerlos y ese proceso se torna complejo, porque los intereses pueden más que el respeto en comunidad." Esta frase me parece que resume perfectamente tu artículo. Muy interesante el proyecto Bicomún, hacéis un gran trabajo!
Un saludo

Adela dijo...

Hola Natividad, muchas gracias. Me gusta mucho leer una frase resumen del artículo, esa que realmente salió con el sentimiento más interno...#bicomun es un semillero en expansión, puedes replicarlo en tu pueblo, ciudad, espacio vital, profesional, donde gustes! Y si te/os apetece! Cualquier cosa puedes escribirnos a adela@niquelarte.org. Un fuerte abrazo!

fou de la calle dijo...

Cuando un grupo de personas se arraiga a un territorio o a un conocimiento (que comparte y se apropia de este en el mejor de los sentidos, quizás en el de cariño que mencionas)y llegan bandidamente sin escuchar ni pensar en el común, aquellos des-concientes para intentar utilizarlo con un interés que ya no es colectivo sino en muchos casos "gandalla" (mexicanismo potente para revisar), se hace necesario pensar simplemente en el hecho de no ignorar. Un abrazo.

Adela VV dijo...

Así es Fou de la calle, muchas gracias por tu comentario. De gandallas y gandules anda le mundo lleno pero no pueden chingaos! Un fuerte abrazo hasta donde estés!